¿Hay o no un ‘mico’ en el proyecto de ley de Residencias Médicas?