La lenta agonía de la cartera hospitalaria