Llamado a la acción

El pensamiento de la ACHC sobre el presente y futuro del sistema de salud colombiano

 

La ACHC cree que por principio, tomando como base la dignidad del ser humano, el sistema de salud deber ser:

Un sistema humanista

Los ciudadanos, los usuarios, los pacientes deben ser los ejes del modelo. Los otros eslabones: los hospitales, los aseguradores y el gobierno tienen que ser medios para llegar a que esos seres humanos tengan un mejor nivel de salud.

Un sistema prevencionista

Que salga a buscar los sanos y no solamente espere los enfermos como ocurre hasta el día de hoy.

Un sistema eficaz

Que en caso de enfermedad, atienda de manera oportuna, integral y eficiente, controlando sobrecostos y complicaciones prevenibles.

Un sistema donde la calidad sea un atributo y no un sobrecosto

No se puede seguir ahorrando en pesos para malograr vidas. Hay que invertir en buena calidad y reducir los costos de no calidad.

Un sistema igualitario

Los mismos derechos, las mismas prestaciones

Un sistema resultadista

Se debe orientar a conseguir unos cambios positivos en el perfil epidemiológico de la población.

Un sistema bien dirigido y bien gobernado

Que use bien los recursos, sin corrupción.

Un sistema racional

Hay que hablar de la eficacia clínica y de la eficiencia económica, pero también disminuir los costos de transacción y propender porque el sistema lo entiendan los ciudadanos.

Un sistema bien regulado

Que existan reglas claras y que se cumplan.

Un sistema lógico

Que incentive mejores resultados, que subsidie la oferta pública donde sea indispensable, que promueva la cooperación como base de la sana competencia y que refuerce la formación del recurso humano preservando los centros de práctica y hospitales universitarios que se requieran.