ACHC, 65 años de compromiso y trabajo por los hospitales y clínicas del país

ACHC, 65 años de compromiso y trabajo por los hospitales y clínicas del país

El pasado 29 de mayo la Asociación Colombiana de Hospitales y Clínicas cumplió 65 años de trabajo y gestión gremial en defensa del sector hospitalario colombiano.

 

La idea de formar una gran asociación que agrupará a las instituciones hospitalarias del país surgió en 1941, en el Primer Congreso Médico Colombiano, pero tomó forma y se consolidó 15 años después, cuando el 29 de mayo de 1956 el Ministerio de Justicia, con la Resolución 1258, le concedió la personería jurídica y se dio inicio formal al trabajo gremial de la Asociación Colombiana de Hospitales, como inicialmente se llamó.

 

Inicialmente, se afiliaron 87 instituciones hospitalarias de todo el país y se conformó la primer junta directiva así: Presidente, Jorge Vergara Delgado, Rector Universidad Nacional; Vicepresidente, Alfonso Ramírez Gutiérrez, Director del Hospital Militar Central; Secretario Tesorero, Laurentino Muñoz, delegado del Hospital de Barranquilla y Clínica Colombia de la misma ciudad; Vocales: Jorge E. Cavelier, Director del Hospital La Samaritana y José A. Jácome Valderrama, Director del Instituto de Cancerología; Suplentes: José Miguel Huertas, Director Clínica Palermo; Álvaro López Pardo, Director Hospital Infantil de Bogotá; Mario Acevedo Díaz, director del Hospital San Juan de Dios de Bucaramanga; Fernando Tamayo, Director Hospital San José de Bogotá y María Luisa Quijano, delegada Hospital El Salvador de Ubaté.

 

En los primeros años de gestión, la Asociación se encargó de la organización del servicio hospitalario de Colombia, que en ese entonces tenía como prioridad entregar un plan unificado de atención asistencial en todo el territorio nacional, de acuerdo a los direccionamientos que había emitido el Ministerio de Salud Pública. Además, impulsó la capacitación a los miembros de las instituciones afiliadas y empezó la discusión de un proyecto sobre la Corporación Sanitaria Nacional, elaborado por Jorge Vergara y Laurentino Muñoz, miembros de la Junta Directiva, en el cual planteaban un servicio asistencial para la población de Colombia que no gozaba de prestaciones sociales. Al tiempo, se gestionó ante el Presidente de la República y el Ministro de Trabajo una reglamentación de los salarios básicos para los empleados de las clínicas y hospitales, ya que el cuerpo médico no estaba conforme con lo que había establecido el Instituto Colombiano de los Seguros Sociales. 

 

Desde esa época, la Asociación Colombiana de Hospitales buscó crear alianzas estratégicas para influir en el desarrollo del sector salud. Se unió con ASCOFAME, la Federación Médica Colombiana, algunos representantes del Ministerio de Salud Pública y la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional y, en noviembre de 1963, se presentó el Plan Hospitalario Nacional, el cual se convirtió en 1969 en la Ley 39, que reglamentó la construcción, dotación y operación de los hospitales en el país para los años siguientes. 

 

Con grandes esfuerzos en esa primera fase, la Asociación también promovió y participó en el desarrollo de proyectos como la acreditación de hospitales, el acercamiento del hospital a la comunidad, los comités de salud, las farmacias comunales, la dotación de hospitales y la integración y regionalización de los servicios de salud. Además, agenció ante la Superintendencia de Comercio Exterior la reducción de trámites para las importaciones de elementos de uso hospitalario que empezaban a llegar a Colombia, y gestionó ante el Congreso de la República mecanismos de financiación para los hospitales.

En las primeras décadas, la ACH asesoró, además, la planeación y puesta en marcha del denominado Sistema Nacional de Salud. Respondiendo a la dinámica sectorial de los años 80,  públicamente empezó una defensa de los intereses de los hospitales frente al tema de la política nacional hospitalaria —afectada por la descentralización que se dio en el país hacía 1986—, ante el Seguro Social buscó el pago oportuno de los servicios y, dando un fuerte debate, logró que se incluyeran algunas modificaciones en el tema de cuidados intensivos y tarifas de urgencias en el manual de definiciones, contenidos y tarifas, que había entrado en vigencia con el Decreto 3393 de noviembre 22 de 1981 y que en 1989 ya estaba desactualizado.

En 1993 se realizó una reforma a los estatutos que cambió el nombre de Asociación Colombiana de Hospitales, ACH, por la identificación actual, Asociación Colombiana de Hospitales y Clínicas, ACHC, incentivando el ingreso de un mayor número de entidades de naturaleza privada. Esto coincidió con la expedición de la Ley 100 de 1993, la cual llevó al gremio a reorientar sus estrategias de gestión de acuerdo a la nueva realidad del sistema de salud, que en poco tiempo debió centrarse en la relación de las Instituciones Prestadoras de Servicios con las Empresas Promotoras de Salud. Se adelantaron entonces diversas gestiones en materia de tarifas y contratación.

A finales de la década de los 90, se impulsó el fortalecimiento de la relación de los hospitales y clínicas con las empresas proveedoras de salud, recibiendo un gran respaldo de Johnson & Johnson. Bajo el liderazgo de su entonces representante en Colombia, Luis Enrique Pizarro, se creó el grupo de patrocinadores de las ACHC, que actualmente conforman reconocidas firmas proveedoras de insumos y equipos y hospitalarios.

En los últimos 20 años, la gestión gremial, dadas las dificultades de relacionamiento con los pagadores de servicios de salud, se ha tenido que enfocar en la búsqueda de soluciones para mejorar el flujo de recursos en el sistema de salud, el mejoramiento de las tarifas y el pago de deudas de entidades pagadoras que han sido liquidadas, entre otros. Desde el gremio se han propuesto y gestionado diversas estrategias, como los acuerdos de pago de EPS a IPS, el giro directo, la aplicación de esos giros EPS a las deudas más antiguas, la compra de cartera, el reconocimiento de un porcentaje a las IPS en la cadena de suministros de medicamentos intrahospitalarios, la aplicación del incremento de la UPC al valor de los servicios de salud y el pago por disponibilidad de UCI en época de pandemia, entre muchos más. 

A lo largo de su historia, la ACHC, además de defender los intereses del sector hospitalario, ha aportado y generado conocimiento al sector para la toma de decisiones informadas con el desarrollo de múltiples estudios, como el seguimiento a la cartera hospitalaria, la encuesta de percepción de IPS sobre EPS, el estudio de glosas, los indicadores financieros de las IPS, el estudio de salarios del personal de salud y el llamado Perfil Hospitalario ACHC, entre otros.  La Asociación ha participado en cada uno de los escenarios políticos, tecnológicos y económicos que afectan la gestión de las instituciones hospitalarias. Ha sido vocera y representante de los hospitales en instancias tomadoras de decisiones en el sector: en los primeros años, en escenarios como la Junta Directiva de la Corporación Proveedora de Instituciones de Asistencia Social (CORPAL) en 1963; en varias otras oportunidades, como entidad asesora u organismo consultivo del Ministerio de Salud para el desarrollo e implementación de políticas sectoriales; hacia la década de los 90 y la del 2000, como asesora permanente del Consejo Nacional de Seguridad Social en Salud y, en los años más recientes, dentro de la Instancia Asesora de Seguridad Social en Salud.

Paralelo a estas gestiones gremiales, la ACHC sigue siendo promotora de buenas prácticas en la prestación de servicios de salud con altos estándares de calidad, seguridad y humanidad. Fiel a su compromiso de promover el fortalecimiento técnico, científico y administrativo de las entidades hospitalarias afiliadas, también genera espacios de capacitación en diversos ámbitos de la gestión hospitalaria, que permitan a los afiliados responder a los desafíos que impone la evolución de la prestación de servicios de salud en el mundo.

Las propuestas y aporte del gremio no solo han sido para los hospitales y clínicas, sino para todo el sector salud en general. Desde sus inicios, la ACHC ha promovido un sistema de salud que se ajuste a la realidad del país y permita brindar servicios de salud con calidad y oportunidad, centrados en las necesidades del usuario. Entre las propuestas más recientes en este aspecto se destacan: Propuesta de reforma basada en la evidencia, Alternativas y Equilibrios, Llamado a la Acción, Insight, y Revolución del Sistema de Salud, entre otros. 

La gestión del gremio hospitalario colombiano, desde sus inicios hasta la actualidad, ha sido orientada por reconocidos líderes del sector, que, con su visión, vocación y compromiso para con los hospitales y clínicas colombianos, han alcanzado importantes logros en beneficio de los afiliados y del sector salud en general. En los primeros años, este liderazgo fue ejercido por los doctores  Jorge Vergara Delgado, José del Carmen Acosta, Napoleón Franco Pareja, Laurentino Muñoz, Augusto Buendía, Jorge E. Cavelier, Rafael Barbieri Zamorano, Jorge Castellanos Robayo y Alberto Vejarano Laverde. En los últimos años, se ha contado con el liderazgo del Padre Jaime Salazar Londoño, S. J. y los doctores Reynaldo Grueso, Fernando Cuellar, Roberto Esguerra Gutiérrez, José Ignacio Zapata, María Claudia García, Elsa Victoria Henao, Luis Ignacio Mejía, Andrés Aguirre Martínez y Juan Carlos Giraldo Valencia.

La Asociación Colombiana de Hospitales y Clínicas, a lo largo de su historia, ha mantenido su compromiso con el sector salud ajustándose a o procurando ajustar, cuando sea necesario, las políticas de salud en cada momento histórico, buscando responder así a las necesidades de las instituciones hospitalarias. En este sentido, la ACHC ha influido en y ha construido la historia de la salud en Colombia en las últimas 65 años.