ACHC pidió que las deudas de Saludcoop, Cafesalud y Medimás se incluyan en la Ley de punto final

ACHC pidió que las deudas de Saludcoop, Cafesalud y Medimás se incluyan en la Ley de punto final

En el marco de la audiencia realizada el pasado 31 de enero en el Congreso de la República sobre la crisis del sistema de salud y situación la EPS Medimás, el director de la ACHC, Juan Carlos Giraldo, en su intervención pidió que las deudas no resueltas de la EPS Saludcoop en liquidación, Cafesalud y las de Medimás, cercanas a los $4.5 billones de pesos, se incluyan en la ley de punto final y después el Gobierno recupere estos recursos repitiendo contra los bienes activos de entidades propietarias de las EPS que incumplieron. “Los compromisos que se adquirieron se tienen que hacer efectivos, los dueños y los grupos económicos dueños de esas entidades  tiene que responder por los faltantes”.

El director de la ACHC en su intervención recordó que el gremio desde hace varios años ha advertido sobre la disfunción de esa EPS y de muchas otras, sobre el riesgo de fomentar sin control la integración vertical, el peligro de la no trazabilidad de los recursos, el abuso de la posición dominante y la competencia desleal. “Siempre hemos pedido la intervención y protección a las autoridades, especialmente  a la Supersalud.  Aquí nada ha sido de un día para otro, ni esto debe sorprender a nadie, esto ha sido denunciado desde hace mucho tiempo”, enfatizó.

Ante los anuncios de una posible venta de la EPS Medimás, el director de la ACHC preguntó: “¿cómo se va a proceder a una nueva transacción sin haber cumplido con los compromisos de la transacción anterior?, ¿dónde están los paz y salvos?, ¿pagaron las cuotas, aportaron los recursos frescos?, ¿aplicaron el modelo de salud innovador?, ¿dispusieron la red completa amplia diversa y resolutiva?, ¿los resultados de esta EPS son notables?, ¿le cumplieron a la red externa?, ¿los niveles de cartera son adecuados?. La mayoría de las respuestas a estas preguntas son No y no es una percepción del gremio hospitalario, que por supuesto es parte interesada, es una respuesta de las autoridades de vigilancia y control: Procuraduría, Contraloría y Superintendencia de Salud”, puntualizó.

A manera de conclusión la ACHC realizó las siguientes observaciones sobre la crisis y problemas actuales del sector:

  1. Los interventores y liquidadores no pueden disponer a su libre albedrio en este país. Cómo un agente liquidador manda más que los ministros, los superintendentes y que toda la sociedad?; algunos de estos personajes solo tienen el interés de tener negocios con muchos ceros a la derecha y poner a los pacientes a la izquierda… además aducen que todo vale porque es un negocio entre privados.
  2. Los compromisos que se adquirieron se tiene que hacer efectivos; los dueños y los grupos económicos dueños de esas entidades tiene que responder por los faltantes.
  3. La población no puede ser una vez más moneda de cambio, el gobierno los tiene que poner a salvo asignándolos a entidades con capacidad.
  4. Las carteras no resueltas, los cerca de$ 4.5 billones de pesos generados por estos desastres empresariales, tienen que estar incluida dentro de la ley de punto final y después el Gobierno tiene que salir a recobrar a las entidades propietarias de las que incumplieron
  5. La integración vertical es mala provenga de donde provenga, no tiene derecho ni revés; es un gran conflicto de intereses, donde siempre esta lo económico por encima de la libertad de escogencia, de la calidad, de la dignidad de las personas.
  6. Las integraciones hoy se están disimulando de otra manera, con figuras abstrusas, con mestizajes casi imposibles de entender y en este sector en la actualidad se habla más en términos de derecho comercial societario y de finanzas que de indicadores y resultados sanitarios.
  7. El gobierno del sistema no se puede seguir tercerizado en unos agentes aseguradores que no están cumpliendo con sus funciones básicas, las autoridades deben recobrar el control.
  8. Se debe entender con suficiencia el movimiento que traen inversionistas foráneos a l sistema de salud. Deben llegar con buenas prácticas y tienen que respetar la soberanía sanitaria; acatar la normatividad, adaptarse a los cambios.
  9. El Gobierno nacional debe exigir tres cosas: que los recursos sean de buena procedencia, que sean frescos y que no solamente sea un pago por entrar a acceder al manejo de la UPC colombiana; tiene que haber una corresponsabilidad.
  10. Todos estos problemas son señales de que se necesita una reforma profunda al sistema con una revolución en el modelo de salud, con un cambio del rol de los aseguradores convirtiéndolos en administradores regulados, con un aseguramiento central, con cero integraciones verticales y con una evolución de un sistema unificado del sistema de salud.

Ver Intervención